Las imágenes de un CES desierto muestran un marcado contraste con los años anteriores