It’s not the end of the world… yet

It’s not the end of the world… yet

NOTE FOR 2022 READERS: This is the 19th in a series of award-winning open letters to the next century, now just one generation away. Babies born this year in the U.S., and more than 60 other countries, are expected to live to 2100 and beyond. Dear 22nd Century examines likely scenarios for their future, and how we can make the best one happen.


Dear 22nd century,

Are you receiving me? 

In our one-way dialogue up to this point, I’ve been doubtful at times (that you’ll ever travel to the stars or buy a ton of flying cars) and optimistic at others (that you’ll live longer, get smarter, end extreme poverty, and grow your own veg). But one thing I’ve always believed is that there is a civilization to which I can write. Our most educated guess is that there will be basic continuity, the coming catastrophe of climate change notwithstanding — at least for the next eight decades, at least in a form which preserves the internet in which these time capsules live. 

Still, it is always worth re-examining our assumptions, especially where the future is concerned. No one wants to risk sounding like a pollyanna in hindsight. So weird as this may sound, dear correspondents, I must question your existence. I confess, I’m doing so all the time, thanks to one frequent response to these letters I get from my contemporaries: How do you know there’s even going to be a 22nd century?

My age is one where apocalyptic fears are never far from the surface; perhaps yours is, too. Perhaps it’s just part of the human condition to always imagine our grisly end. Personally, I developed a perverse fascination for potential ends of the world in childhood. I grew up in the 1980s, in the twin shadows of the Cold War and Chernobyl, then converted my nuclear-phobia to climate-phobia in the early 1990s. In 1995, the movies Outbreak and 12 Monkeys put pandemics in my nightmare rotation; in 1998, Deep Impact and Armageddon added the fear of asteroid impacts. 

Then the tragedy of 9/11 rolled around, and I saw a traumatized nation lose its mind for years. The U.S. shed trillions of dollars and thousands of lives fighting a supposed threat that was, it turned out, vanishingly small. (On average, far more Americans lose their lives every year to unsecured furniture than to terrorism.) My instinct was to redress the balance in the media — which, according to one analysis, was overrepresenting terrorism as a cause of death by a factor of 4,000 — by writing about the true civilization-ending threats I’d long feared. 

But every time I did so, I found my nightmare ends-of-the-world had also been overhyped — and that was before we entered a pandemic that, though truly deadly and fundamentally disruptive, will likely kill far less than 0.1 percent of all 7.8 billion people currently on the planet. Climate change can and will do much, much worse than that, but good luck finding a climate scientist who believes it will literally destroy civilization, even in our worst-case scenario for your century. (Which is, by the way, getting better, because we keep making small improvements in the right direction.) 

As for asteroids? Well, we’ve logged everything in the neighborhood that could wipe us out, and the only one with as much as a 0.3 percent chance of hitting won’t arrive until 2880. (I’ll have to remember that one for my forthcoming series, “Dear 29th Century.”) 

Why isn’t this more widely known? Why did many news outlets just this month hype the threat of an asteroid that was never going to come near Earth? Why was a 2018 international scientific report that said we need to cut carbon emissions 45% by 2030, and hit net zero by 2050, translated into “climate change will end the world in 12 years” scare headlines by media organizations that should know better? (When that raft of stories hit, one Washington lobbyist lamented that the same lawmakers who once denied climate change on Capitol Hill were now justifying inaction because “the world is ending anyway.”

Why? Because of one thing that is more potentially deadly than the problems themselves: the attitude that author Rebecca Solnit calls “naive cynicism.” Even in the face of evidence that activism works (getting a single oil pipeline shut down, say), plenty of people in my era seem to take a preemptive “It’s all fucked, so why bother” approach. “The shift back to failure is a defensive measure,” Solnit writes. Naive cynicism “is, in the end, a technique for turning away from the always imperfect, often important victories that life on Earth provides — and for lumping things together regardless of scale.”

So for the rest of this letter, let’s take seriously threats that could, in theory, kill off humanity at scale. But let’s keep our sense of scale about each one, as we should have done about terrorism, and remind ourselves that science and ingenuity can and have seen off a lot of genuine threats to our species so far. Here are the threats that count as existential risks, in reverse order of their likelihood of murdering multiple billions before the 21st century is out.  

1. Asteroids

As of late 2021, Deep Impact and Armageddon have company in the movie-loving public consciousness. Adam McKay’s satire Don’t Look Up shows a celestial body hurtling towards Earth, and a disintegrating culture that can’t get it together to believe or care enough. It was received as the director intended, as a metaphor for our current epidemic of basic science denial. The choice of metaphor was ironic, however: Humanity has actually, quietly, done a fantastic job at tracking large rocks and their orbits over the past few decades. Thanks in large part to NASA’s Spaceguard Survey, we can cross the extinction-level asteroid fear off our list for many centuries to come. “We’ve discovered everything out there that’s larger than 1 km across,” astrophysicist Michael Busch told me in 2018. “Anything smaller than a kilometer would only cause regional destruction.” 

See also  The best webcams in 2021

Which is not to say we shouldn’t look up. We absolutely should! There are plenty of rocks out there that could potentially annihilate a large populated area. Spotting all the 100 meter-plus wide city-killers are the next frontier for telescope watchers. The largest impact in recorded history, an explosion that leveled 500,000 acres of Siberian forest in 1908, is now thought to have been caused by a 200-meter wide asteroid or comet. We’re discovering about 3,000 of these puppies per year, and a new NASA monitoring system expects an uptick in that number, so we should have them all tagged by the time you come along. You’re welcome. 

En pocas palabras: somos muy buenos en matemáticas orbitales, y hay mucho espacio vacío por ahí, por lo que podemos estar seguros de que el pequeño Tesla Roadster espacial de Elon Musk no chocará con ningún planeta durante el próximo millón de años . Esos miedos a una roca de 10 kilómetros como la que mató a los dinosaurios… bueno, en lo que a ti y a mí respecta, pertenecen a los dinosaurios. 

VEA TAMBIÉN: Si un asteroide aterrador realmente choca contra la Tierra, así es como lo sabrá

2. Pandemias

Como señalé a raíz de la serie de HBO Max, Station Eleven puede ser la última gran historia del fin del mundo con una pandemia . Incluso la autora del libro en el que se basó, Emily St. John Mandel, admitió que su gripe ficticia en realidad no podía propagarse de la forma en que la describe. El virus “se habría consumido antes de que pudiera matar a toda la población”, señaló Mandel con calma cuando el COVID-19 comenzó su preocupante viaje por todo el mundo. 

Si bien deberíamos esperar más pandemias en mi siglo y en el tuyo, Mandel tenía razón. Los virus parecen tener una fila evolutiva difícil de recorrer. Pueden ser extremadamente mortales como el Ébola, con una tasa de mortalidad promedio del 50 por ciento, y matar a sus anfitriones antes de que puedan propagarse por todas partes, o pueden ser relativamente leves e infectar a millones de anfitriones, como COVID-19 y sus mutaciones, que es mucho más efectivo para causar algún tipo de daño de “COVID prolongado” (que un artículo estima en la región de 100 millones de casos hasta el momento, o casi una cuarta parte de las infecciones totales) y paralizar nuestros sistemas de atención médica, que para matarnos realmente (5,67 millones de muertes y contando). 

Es difícil que un virus mate rápido si también quiere propagarse. No imposible; la invasión humana en curso en el mundo natural fácilmente podría producir una nueva mezcla desagradable de enfermedades animales (como la pandemia de 1918-9, que probablemente comenzó en una granja de cerdos en Kansas que estaba en la ruta de vuelo de las aves migratorias). Pero incluso si un virus gana la lotería de la mutación, combinando la letalidad extrema con un período de incubación de 30 días, por ejemplo, tiene que enfrentarse a una raza humana cada vez más astuta. 

Solo mire lo que hicimos para frenar el COVID-19: una cantidad sin precedentes de uso de mascarillas y distanciamiento social que salvó millones de vidas en 2020 (en comparación con 1918, cuando San Francisco fue una de las pocas ciudades en probar el uso obligatorio de mascarillas y las autoridades no lo lograron). para mantenerlo en su lugar) seguido de vacunas seguras y eficaces desarrolladas a una velocidad sin precedentes. Luego, la campaña de salud más grande de la historia vacunó por completo a la mitad del planeta en un año. Hubo una vergonzosa desigualdad en la distribución ( gran parte de África permanecerá sin dosis de vacunas hasta 2023 ) y sorprendentes historias de éxito (Brasil ahora está más vacunado que EE. UU., gracias a nuestro viejo amigo el sistema universal de salud ).   

De todos modos, el mundo parece estar en alerta máxima. Cuando llegue la próxima pandemia, ya sea en mi tiempo o en el tuyo, la raza humana está lista. Nuestra comunidad médica ya está debatiendo cómo corregir los errores y las debilidades sistémicas reveladas por COVID. Estamos viendo lo que funcionó y lo que no funcionó con COVAX, un esfuerzo internacional primero en su tipo y bien intencionado para distribuir vacunas a los países en desarrollo. Para la primera pandemia de su siglo, esperamos que (y no el acaparamiento de vacunas por parte de las naciones ricas) sea la norma. Quién sabe, tal vez incluso convenzas a la minoría científicamente desafiada de que un poco de “investigación” es algo peligroso, especialmente del tipo obtenido de los estafadores en línea. 

3. Crecimiento demográfico

Llegué demasiado tarde para el gran susto del crecimiento demográfico de la década de 1970. Fue impulsado por el informe de 1972 Los límites del crecimiento , que afirmaba que habíamos llegado al límite de los recursos humanos en el siglo XXI, y fue muy criticado por utilizar un modelo informático tremendamente pesimista. De todos modos, el informe se vendió como loco (nunca se arruinará prediciendo el fin del mundo tal como lo conocemos) y sigue siendo un vago temor de fondo para los cínicos ingenuos de la década de 2020.   

Los profetas de la población han estado prediciendo la ruina desde Thomas Malthus, un pensador del siglo XVIII que creía en la esterilización forzada de los pobres. Thanos, el villano de varias películas de Marvel, ¿las recuerdas? — tenía una perspectiva igualmente siniestra . Pero los temores malthusianos de demasiadas bocas que alimentar nunca se cumplieron, porque la agricultura siempre ha seguido el ritmo. Como sucedió en la Revolución Verde que triplicó la producción de cultivos en todo el mundo, justo en el momento en que el equipo de Limits of Growth ingresaba cifras incorrectas en sus computadoras. Ahora aquí estamos en 2022 con 7.800 millones de humanos, y de alguna manera todavía no vivimos en la superpoblada distopía caníbal Soylent Green prevista para este año . 

See also  Samsung regresa con una transmisión del Mobile World Congress para febrero

Si bien la población mundial sigue creciendo, su ritmo se está desacelerando, tanto que nuestra predicción sobre la cantidad de humanos en el planeta en su siglo sigue siendo revisada a la baja. (Nuestra mejor suposición actual: en algún lugar en el rango de 10 a 11 mil millones, y cayendo constantemente a partir de entonces). La urbanización y la educación de las mujeres están provocando una caída en picado de las tasas de natalidad en todo el mundo. Ya, según la ONU, la mitad de la población mundial vive en países donde las tasas de fertilidad están por debajo de la tasa de reemplazo

¿Qué pasa con el miedo opuesto: que las tasas de fertilidad caigan a cero en todas partes a la vez, el escenario de Children of Men ? Me encanta esa película tanto como a cualquiera, pero era una fantasía diseñada principalmente para ilustrar el trato que se daba a los inmigrantes durante la guerra contra el terror. Ambientada en 2027, postuló que la persona más joven de la Tierra nació en 2009, por razones deliberadamente poco claras. El cromosoma Y definitivamente está en problemas , pero no tantos problemas; es probable que nos quedemos con él durante los próximos cuatro millones de años más o menos. Si una crisis de fertilidad repentina golpea nuestro siglo o el suyo, deberíamos tener suficientes bancos de óvulos y esperma y tratamientos de FIV para superarla.  

4. Guerra nuclear

A veces, todavía voy allí en pesadillas: la supuesta brecha de cuatro minutos entre el aullido de las sirenas y los misiles que golpean Newcastle, la ciudad grande más cercana a donde crecí en el Reino Unido. ¿Sobreviviría mi casa, a 12 millas de distancia, a la explosión inicial? Y si lo hiciera, ¿desearíamos que no lo hubiera hecho? La respuesta se reforzó a lo largo de la década de 1980 con terroríficas películas para televisión como Threads y The Day After : Sí, las secuelas de la guerra nuclear son innumerables. Los vivos pronto envidiarían a los muertos. Y eso fue antes de que entendiéramos mucho sobre el “invierno nuclear” que cubriría el planeta con cenizas , probablemente causando una hambruna a largo plazo en casi todas partes durante años. 

Durante la Guerra Fría, EE. UU. y la Unión Soviética almacenaron hasta 70.000 armas nucleares entre ellos. Desde entonces, varios acuerdos, incluido el nuevo tratado START de 2021, han ayudado a reducir el total mundial a 13,000 , todos menos mil en manos de EE. UU. y Rusia. Esto habría sonado como una utopía inimaginable cuando yo era un niño, cuando todas las predicciones para el siglo XXI sugerían que al menos algunas bombas nucleares ya se habrían disparado con ira. 

Seamos claros: todavía son demasiadas armas nucleares, suficientes para acabar con la humanidad muchas veces si todas fueran lanzadas. Todavía tenemos demasiada autoridad de lanzamiento conferida a muy pocas personas, un hecho que me perturbó el sueño desde enero de 2017 hasta enero de 2021. Pero el mundo logró sobrevivir a un presidente de EE. UU. que tuvo que seguir preguntando a sus generales por qué no debería considerar usar armas nucleares para todo tipo de propósitos (incluido el ataque a un huracán que se aproxima). Cuando se trataba de la guerra, la doctrina de la Destrucción Mutua Asegurada mantuvo a raya incluso a Donald Trump. 

¿Se mantendrá esa doctrina durante todo el siglo XXI? ¿Corea del Norte disparará su arsenal por capricho? ¿India y Pakistán caerán en guerra? ¿Estados Unidos, Rusia o China enviarán pájaros volando, tal vez con Ucrania o Taiwán como puntos críticos? Su existencia depende completamente de los líderes de los países con armas nucleares y de todos en sus cadenas de mando, sabiendo en sus huesos que incluso un pequeño intercambio podría destruirnos a todos. Sobrevivimos al Trump de este siglo. Puede que no tengamos tanta suerte la próxima vez. 

En otras palabras, cada generación puede necesitar filmar sus propios hilos para asegurarse de que nunca suceda. Las pesadillas nucleares en curso para todos nosotros serían un efecto secundario desafortunado, pero posiblemente necesario. 

5. Cambio climático

Describí los peligros de lo que bien podrías llamar La Catástrofe en una carta anterior. Así que no me detenga demasiado en las inundaciones, las hambrunas, las sequías, los incendios forestales, los vórtices polares, los más de mil millones de refugiados climáticos para mediados de siglo, las olas de calor de “bulbo húmedo” tan letales que cocinan los órganos internos de cualquiera que tenga la mala suerte estar sin aire acondicionado. Estos y otros resultados de nuestra incapacidad para reducir las emisiones de carbono lo suficientemente rápido podrían ser historia reciente para usted.

O tal vez no. Porque esto es lo que pasa con nuestro combate en curso de extrañamiento global: seguirá estando en nuestro poder reducir sus efectos. “Siempre tendremos la capacidad de hacer que nuestra próxima década sea mejor o peor que la última”, dice el escritor climático David Wallace-Wells en su resumen de la ciencia, por lo demás extremadamente pesimista, La tierra inhabitable: una historia del futuro .  

Ya estamos progresando en el aumento de las energías renovables y la reducción del uso de combustibles fósiles. La cantidad de compromisos climáticos de países y empresas que mencionan 2035 como fecha para la descarbonización total habría sido inimaginable hace solo unos años. Revueltas de accionistas en los gigantes petroleros, retiro de fondos para minas y pozos en todo el mundo, plantas de carbón que cierran antes de lo previsto en todas partes: es posible que las emisiones aún no hayan alcanzado su punto máximo, pero nuestro superpetrolero chirriante de civilización ha comenzado a girar en la dirección correcta. 

VEA TAMBIÉN: Este destacado activista climático es realmente optimista

Ya es demasiado tarde para salvar la década de 2030 del empeoramiento del cambio climático. Tal vez sea demasiado tarde para la década de 2040. Pero nuestras acciones ahora podrían ayudar a facilitar la vida en la década de 2050 y más allá, reduciendo la necesidad de que los futuros líderes autoricen alguna estrategia de mitigación arriesgada, como sembrar la atmósfera superior con contaminantes para reflejar más rayos solares. 

See also  El robot agrícola resistente usa láseres y algoritmos para destruir los malvados imperios de las malas hierbas

Nuestro modelado climático parece estar fusionándose en torno a un aumento en el rango de tres grados centígrados para su siglo. Eso no es nada, y no voy a endulzar la posibilidad de que mil millones o más de personas mueran a causa de sus efectos directos e indirectos en el ínterin. (Ya, hasta 8,7 millones de personas mueren cada año solo por las partículas producidas por los combustibles fósiles). 

Incluso a lo largo de un siglo, mil millones de muertes serían horribles, con mucho, la mayor tragedia de la historia. Uno que debe evitarse y mitigarse a toda costa, uno que tarde o temprano requerirá que nuestro mundo se movilice en una escala no vista desde la Segunda Guerra Mundial. (Llámelo guerra contra el calentamiento, que tiene mucho más sentido que una guerra contra el terrorismo). 

Pero, ¿es un riesgo existencial para la propia civilización humana? Cuando se les hace esta pregunta directamente, los científicos dicen que no . Incluso Kim Stanley Robinson, el luchador contra el cambio climático más ferviente de la ciencia ficción, prevé un mundo en el que cambiaremos nuestras motivaciones para hacer que el secuestro de carbono sea económicamente viable tanto para pobres como para ricos, mediante el uso de una criptomoneda de carbono

6. Crisis en cascada 

Hay otras amenazas únicas para la civilización esperando entre bastidores. El supervolcán debajo de Yellowstone podría entrar en erupción sin previo aviso y llevarse consigo gran parte de América del Norte, y luego cubrir la Tierra con cenizas, reducir las temperaturas y las lluvias y posiblemente erradicar las selvas tropicales. Una llamarada solar magnética gigante del sol en el momento equivocado podría destruir las redes eléctricas de todo el planeta, causando una calamidad incalculable. O la Tierra podría ser atacada repentinamente con un estallido de rayos gamma de una estrella cercana , una radiación intensa que daña el ADN y puede haber causado extinciones masivas anteriores

Es probable que todos estos sean eventos raros, aunque en cada caso todavía no estamos seguros de qué tan raros son. (Lo de la llamarada solar, que ocurrió por última vez en 1859, puede ser lo más preocupante). Que sucedan en mi siglo o en el tuyo es solo una tirada de dados cósmicos. 

Pero hay otro tipo de fin del mundo que vale la pena considerar. ¿Qué pasa si algunos de los eventos que hemos discutido en esta carta suceden al mismo tiempo? 

A menudo se ha comentado que el impacto de un asteroide que arrasó una ciudad, si hubiera ocurrido durante la Guerra Fría, podría haber sido malinterpretado como un ataque nuclear y desencadenado una conflagración general entre las superpotencias. No está más allá de los límites de la razón imaginar un error de bioingeniería, una guerra y una sequía planetaria, todo ocurriendo al mismo tiempo. O que uno de esos desemboque en toda una cascada de desafortunadas consecuencias que rompan los hilos de la civilización. Vivir en medio de una crisis de la cadena de suministro causada por COVID hace que estas cosas parezcan preocupantemente probables. 

“Siempre consideré que las historias de apocalipsis de ‘fallo único’ eran simplistas, subestimando la resiliencia inherente de nuestra civilización”, escribió el escritor de ciencia ficción David Brin en respuesta a mi versión de Station Eleven . Simplifiqué la trama de su novela similar, El cartero , llamándola un escenario de apocalipsis posnuclear. De hecho, como señaló Brin, la guerra nuclear simplemente acabó con el 70 por ciento de la población mundial  de The Postman .

“Pero destruye nuestras instituciones profundamente competentes”, agregó, “por lo que nos volvemos vulnerables a un triple golpe de los siguientes golpes (enfermedad y caos climático) y finalmente al ataque de oleadas de milicias de ultraderecha, empeñadas en recrear el feudalismo. … lo que los peores machos siempre han hecho, en tiempos difíciles. Que se necesitarían los cuatro para derribar todo fue un punto clave”.   

Sin embargo, imagínese una posible crisis en cascada, y puede llevarlo a verla dondequiera que mire. Y entonces tienes que preguntarte hasta qué punto estás tirando los dados, al servicio de un perverso deseo de imaginar lo peor. ¿Un trauma, o incluso una serie de traumas, realmente sacaría lo peor de las personas, hasta el punto en que esta red interconectada que llamamos civilización, esta red de conocimiento descentralizado supuestamente diseñada para sobrevivir a la guerra nuclear, simplemente se desmoronaría en un gran barrido bárbaro? ?

Rebecca Solnit ofrece un argumento más convincente en A Paradise Built in Hell , su historia de lo que realmente sucede después de desastres como el terremoto de San Francisco de 1906, el 11 de septiembre y el huracán Katrina. En cada caso, las personas se unen más para sobrevivir y sentirse cómodas, no menos. Invariablemente, se desarrolla una especie de cultura utópica mientras dura la crisis. Como sucedió en 1906 en San Francisco, donde ricos y pobres se codeaban felizmente en los comedores populares del Golden Gate Park, ningún dinero cambió de manos y los únicos tiroteos se produjeron cuando los soldados identificaron erróneamente a las personas que intentaban limpiar los escombros como saqueadores. 

Esta, entonces, es mi predicción desafiante frente a todas las tormentas que se avecinan. Cuanto peor sea nuestra cascada de crisis, más compasión e ingenio humanos se desatarán. Seguiremos la programación prehistórica descrita en el libro más importante de 2021, The Dawn of Everything , y nos uniremos en tribus para ayudarnos mutuamente. Internet continuará, incluso en forma reducida, impulsado por nuestra cantidad cada vez mayor de energía solar y eólica. La civilización, despojada de las tonterías que le hemos puesto encima, puede sentirse más real que nunca. 

Aún así, aquí está la esperanza de que nunca tengamos que averiguar cuál es la verdad del asunto. Las crisis en cascada son cosas que no le desearía ni a mi peor futuro enemigo. 

Atento a la recepción, 

2022

bullfight-doc
bullfight-doc