Crusader Kings 3: Royal Court makes a great RPG even better

Now that Royal Court is out, we’re republishing our impressions from last year, where we played a near-complete build. 

The title of Crusader Kings 3’s first proper expansion, Royal Court, suggests a singular focus on a specific area of rulership, but the grand strategy RPG’s interconnected web of complex systems means that it manages to infiltrate all parts of the game. It has a lot of new toys to play with, and their impact is significant, but the one that’s lodged in my brain is mostly aesthetic: you can now see your ruler sitting on their throne, their wee legs dangling off the big chair, surrounded by family and courtiers. 

It seems like Paradox learned a valuable lesson when it swapped CK2’s creepy character portraits for CK3’s evocative character models, full of life and finally able to reflect the soapy dramas they’re involved in. CK3 might be fat with great roleplaying systems, but simply being able to admire your character has just as big an effect. Seeing them in their natural habitat, passing judgement and hearing petitions, adds even more flavour and roleplaying fun.

Picture perfect

Click on the royal court and you’ll see a snapshot of the realm and the people inside it, chatting and whispering and trying to get the attention of their monarch. You’ll see your kids off to the side, your spouse sitting next to you, and petitioners gathering around. Even the objects displayed in your court tell you something—an old crown that speaks to your family’s long and distinguished history, a banner stolen from a conquered enemy, a shield you commissioned at great personal expense.  

(Image credit: Paradox)

The royal court itself is more than just something to gawk at, and from it you can hold court, listen to opportunities your guests bring, or do a spot of decorating. It’s the heart of your realm.

I was quite happy to meet a shifty individual who was willing to design a secret shaft that would let me hoist up cake from the kitchen to my bedroom

Holding court is an activity you can only select once every five years, making you listen to petitioners who need your help. Maybe you’ll be approached by a pair of nobles who want you to solve a dispute, or a genealogist might offer to trace your family’s lineage to show everyone how very important you are. While there’s some overlap with events you might already be used to, they are still specific to the royal court. From these petitions, you might make new friends and rivals, earn yourself a nice chunk of cash, or piss off the head of your religion. Contained as they are within the royal court itself, and with the five-year gap between them, you’re not going to be bombarded with event pop-ups, so these new decisions never feel like interruptions.

Incluso cuando no puede mantener la audiencia, es muy probable que haya gente dando vueltas que quiera hablar; por lo general, sucede algo interesante. Como gobernante glotón, estaba muy feliz de conocer a un individuo astuto que estaba dispuesto a diseñar un pozo secreto que me permitiría llevar el pastel de la cocina a mi dormitorio. También tuve que lidiar con mi madre deprimida, que estaba harta de no tener nada que hacer: la puse a trabajar enseñándome alemán. Se le ha dado mayor importancia al lenguaje en la Corte Real, y resulta que esto tiene algunas implicaciones bastante importantes.

See also  Uno de los mejores shooters de consola de los 90 llega hoy a PC

(Crédito de la imagen: paradoja)

Todas las cortes reales tienen un idioma de corte y un idioma nativo, y querrás que ambos sean iguales para obtener más grandeza, un nuevo recurso que es crucial para desarrollar tu corte. Cuanta más grandeza tengas, más bonificaciones obtendrás, sus detalles determinados por lo que hayas decidido en lo que tu corte debería enfocarse. Puede elegir la intriga, por lo que obtendrá muchas bonificaciones engañosas y manipuladoras. Las cortes más grandes se consideran líderes de su idioma y adquieren aún más grandeza en función de la cantidad de otras cortes que lo hablan, lo que te anima a difundir la lengua que elijas por todo el mundo medieval. 

Sin embargo, hay algunas buenas razones para adoptar un idioma extranjero como idioma de la corte si no eres el jefe principal, y más de una forma de usar el idioma para aumentar tu reserva de grandeza. El idioma también juega un papel en la diplomacia y en la influencia del resto del mundo, por lo que es una herramienta importante en tu arsenal real. 

(Crédito de la imagen: paradoja)

Desafortunadamente, no pude aprender alemán y, como estaba jugando a ser un gobernante perezoso, un segundo intento me habría estresado demasiado. Gracias por ser una maestra de mierda, mamá. Debería haberla dejado revolcarse.

Pertenece a un museo 

Tuve un poco más de éxito en lo que respecta al diseño de interiores. Si bien decorar su patio puede parecer una actividad puramente cosmética, es de vital importancia. Todos los tapices, escudos y artefactos que exhibes te brindan beneficios tangibles, desde aumentar tu grandeza hasta inspirar a las tropas. Comenzando como el Imperio Bizantino en 1066, ya tenía un montón de ellos, pero conseguir nuevos es bastante fácil, especialmente si eres rico y famoso. Sastres, metalúrgicos, aventureros y todo tipo de gente se te acercarán en busca de patrocinio para crear o buscar nuevos artículos, iniciando cadenas de eventos que te permitirán tener alguna opinión. Puede pedirles que pongan el lema de su dinastía en algún lugar, que se lo dediquen a alguien especial o que les den otro artefacto para que lo combinen en un superartefacto. O simplemente puedes ir a la guerra con alguien y robar sus artefactos. ¿Qué es una guerra sin saqueos?

Algunos de estos artefactos serán llevados en su persona en lugar de ser exhibidos en la corte. Las espadas, coronas, escudos y baratijas te brindan todo tipo de ventajas personales, y los artesanos que patrocinas también pueden fabricarlas. Así que te estás preparando tanto a ti mismo como a tu cancha, eligiendo mejorar las fortalezas que ya tienes o reforzar cualquier debilidad. ¿Pagar a un herrero excéntrico para que elabore una espada mágica que haga que todos te teman? No hay duda de que CK3 es un verdadero juego de rol.

(Crédito de la imagen: paradoja)

Los artefactos debutaron en Crusader Kings 2: Monks & Mystics, pero Paradox optó por no incluirlos en Crusader Kings 3 en el lanzamiento porque sintió que el sistema contribuía a aumentar las características y necesitaba una reconsideración. De hecho, me gustó el sistema, pero esta nueva versión es absolutamente una mejora. Que pueda tener más información sobre lo que he encargado es obviamente beneficioso, y cada adquisición es más significativa porque los artículos ahora son únicos. Cómo se hicieron o en qué región se descubrieron determina sus características, dándoles mucho más sabor pero también características distintivas. 

See also  Rainbow Six Extraction tips: How to get them most out of every run

No es barato tratar de tener la corte más grandiosa de toda la tierra, especialmente cuando te vistes con galas y vas a la batalla solo con las armas más lujosas.

Igualmente importantes son las limitaciones que introduce esta nueva versión del sistema. Cada artefacto, ya sea que lo sostengas o lo muestres en tu corte, debe colocarse en un tipo específico de ranura para que funcione, y no pasará mucho tiempo antes de que tengas más artefactos que espacio para ellos. Esto lo obliga a considerar qué artefactos usar, creando las cargas más efectivas. Y puedes cambiar esto dependiendo de la situación. En una batalla, puedes beneficiarte más de una espada que hace que tus caballeros sean más efectivos, mientras que otra puede inspirarte a portar una lanza que mejora la moral de tus tropas regulares.

Los anticuarios también pueden ayudarlo a encontrar artefactos y cuidar los que tiene, que se degradan con el tiempo. Es uno de una multitud de nuevos puestos en la corte que podrás ocupar, brindándote aún más formas de mejorar tu reino. Con 21 puestos, es mucha la gente que querrá contratar, aunque no todos a la vez. La mayoría de estos puestos son situacionales, por lo que no siempre los necesitará. Sin embargo, pueden ser inmensamente útiles, como el catador de alimentos que no solo hace que sea más probable que sobrevivas a un plan de asesinato que involucre veneno, sino que también puede ayudarte a perder peso, lo que podría salvarte la vida en más de un sentido. El reclutamiento también puede ocurrir a través de eventos, así es como me conseguí un bufón de la corte. 

(Crédito de la imagen: paradoja)

Gana la gloria eterna con estas guías de CK3

Crusader Kings 3 console commands

(Crédito de la imagen: Paradox Interactive)

Guía de CK3 : Consejos para principiantes para comenzar
Comandos de la consola CK3 : Todos los trucos que necesitas
Intriga de CK3 : Conviértete en un maestro de las artes
oscuras Religión de CK3 : Controla a tu población a través de la fe
Guerra de CK3 : Vence a tus enemigos
Mods de CK3 : Desde ajustes hasta conversiones totales

Una invitada tonta estaba haciendo el ridículo, por lo que un monarca menos tolerante podría haberla castigado, pero vi una oportunidad para hacer reír a todos. A partir de entonces, siempre estuvo cerca de mi trono, esperándome con algunos chistes malos y su horrible disfraz. Pasivamente, mi nuevo bufón mejoró la grandeza de mi corte, pero su presencia también inició eventos que me ayudaron a liberarme del estrés. Sin embargo, siendo Crusader Kings 3, siempre hay una tragedia a la vuelta de la esquina, y uno de sus chistes me hizo reír tanto que dejarla continuar literalmente pondría mi vida en riesgo. La muerte por la risa no es una mala manera de hacerlo, eso sí, especialmente cuando CK3 ofrece tantas alternativas más desagradables.   

See also  Steam Deck: Everything we know about Valve's handheld gaming PC

Todo esto, los artefactos, los bufones, los peticionarios que piden ayuda, es una gran carga para sus arcas reales. No es barato tratar de tener la corte más grandiosa de toda la tierra, especialmente cuando te vistes con galas y vas a la batalla solo con las armas más lujosas. En lugar de crear una situación en la que solo los reinos más ricos y poderosos puedan beneficiarse de las cortes reales, crea fricciones que experimentarán todo tipo de reinos e imperios. Los tribunales más grandes también tienen las facturas más grandes. La planificación y los ajustes se vuelven una necesidad, elevando el lado económico de CK3.  

Choque cultural

Royal Court también ha desarrollado el sistema cultural. La cultura de tu dinastía siempre ha brindado bonificaciones únicas, pero también era principalmente un sistema de no intervención, con la interacción principal siendo la capacidad de seleccionar innovaciones para que tu cultura explore, y solo si eres el gobernante dominante en esa cultura. . Con Royal Court, se parece mucho más al sistema de religión altamente personalizable. ¿Te encuentras deseando la paz mientras que tu cultura en su mayoría solo te da ventajas militares? ¡reformalo! 

(Crédito de la imagen: paradoja)

Cuando reforma una cultura, puede agregar o eliminar tradiciones, seleccionando bonificaciones que sean más apropiadas para sus ambiciones, aunque muchas tradiciones también conllevan sanciones. Una cultura agraria está más contenta y es mejor para desarrollar tierras de cultivo, pero todos los personajes que pertenecen a esa cultura tendrán menos destreza en el campo de batalla y será más costoso reclutarlos para tus ejércitos. Los pilares culturales, que determinan cosas como el idioma y la estética, generalmente son inmutables, pero puedes tomar la decisión dramática de divergir en tu cultura, creando efectivamente una nueva. Si tiene otras culturas prominentes en su reino, es posible que desee hacer un híbrido, tomando las mejores partes de cada una para crear algo que influya en una mayor parte de su población.  

Otros juegos de rol deberían sonrojarse por la cantidad de libertad que ofrece cuando se trata de desarrollar tus gobernantes y sus reinos.

Hay muchas cosas a considerar cuando juegas con tu cultura, y no es algo que probablemente hagas hasta que hayas dedicado tu tiempo. El costo de prestigio es extremadamente alto y hay ramificaciones que van más allá de tu territorio, cambiando tus relaciones con otros personajes y reinos. Vale la pena el precio, ya que finalmente le brinda una forma de personalizar cada aspecto de su dinastía. No hay ningún lugar donde no puedas dejar tu marca. Es increíble cuánta flexibilidad hay aquí, especialmente cuando consideras todas las formas en que ya puedes moldear la sociedad con la religión. 

Una de las mayores fortalezas de CK3 es lo bien que encaja todo, y siempre existe el riesgo de que el contenido descargable altere ese equilibrio. Sin duda, habrá algunos ajustes desde ahora hasta su lanzamiento el 8 de febrero, y un par de funciones más pequeñas no estaban disponibles en esta versión preliminar. Sin embargo, Royal Court ya se siente como un ajuste perfecto. Cuando Paradox presentó CK3 por primera vez, dijo que quería hacer que el juego fuera aún más un juego de rol, y tuvo éxito, y me alegra ver que el trabajo continúa. Otros juegos de rol deberían sonrojarse por la cantidad de libertad que ofrece cuando se trata de desarrollar tus gobernantes y sus reinos, y las grandes historias que se generan a partir de estas decisiones.

bullfight-doc
bullfight-doc